¡El viaje que siempre soñaste! Viví la moda en Londres, París y Milán


Somos un grupo de cuatro mujeres jóvenes amantes de la moda y ¡qué mejor lugar para disfrutar de nuestro amor que en una gira por las capitales europeas de la moda! Dejamos a nuestros novios y maridos detrás y nos ambarcamos en dos semanas de diversión. Todas coincidimos en que el mejor lugar para empezar era Londres. ¡Las compras en Londres son increíbles!. Nos alojamos en un hotel económico en Hammersmith (bastante céntrico) sólo para ahorrar dinero en realidad – queríamos gastar nuestras libras inglesas en las tiendas más sorprendentes, pero el hotel era bastante ruidoso: una noche hubo una despedida de soltero…y si, si ganás algo perdés en algo. Pasamos un día en la Bond Street y Oxford Street, con una visita obligatoria a Liberty´s y encontramos increíbles bolsos clásicos en  Carnaby Street. Otro día nos dirigimos al Shepherd Market de Mayfair. Ese lugar es increíble – es muy extenso y hay boutiques como si fueran  tiendas de artesanía – Clara se convirtió en fan de las joyas de Guy and Max, y hay algunas encantadoras cafeterías y bares – ¡a pesar de que no pudimos sentarnos al aire libre debido a la lluvia! Yo quería ir al Camino del Rey y todas disfrutamos mucho de las tiendas allí. Me encanta el hecho de que tiene tanta historia de la moda.

Tomamos el tren Eurostar de Londres a París (hay mucho espacio para grandes bolsas al final de los vagones y todavía espacio para bolsas más pequeñas encima de nuestras cabezas). Compramos agua y aperitivos antes de llegar al tren – ¡cada centavo cuenta! Louisa habla francés, así que dejamos que ella nos mostrará los alrededores de París y los mejores lugares para ir de compras. La avenida Champs Elysees era genial para recorrer, pero para mí la moda es algo más que los grandes nombres y yo estaba dispuesta a encontrar algunos lugares más pequeños. Disfruté mucho de las Galerías Lafayette y Printemps. No te lo podés perder porque son parte de París. Rue Jean-Jacques Rousseau es increíble (cerca del Louvre) y aquí es donde Jorgelina finalmente puso sus manos en los Louboutin que siempre había querido tener. Se compró los tacos patentados que son súper altos, por lo que tuvimos que dejarlos bajo llave en el apartamento (nos alojamos en un apartamento en St Germaine para mantener los costos bajos). Era tentador salir a comer, pero sabíamos que todavía teníamos mucho de nuestro viaje por lo que cocinamos mucho en la habitación (¡y bebimos una gran cantidad de vino tinto en el balcón!). El vino es mucho más barato que la cerveza en París.

Para ahorrar dinero en un hotel (¡y porque sonaba tan emocionante!) tomamos el tren nocturno de París a Milán. Yo no podía esperar para llegar a Milán y al principio yo sólo quería dormir para llegar descansada, el tren era muy cómodo y, si bien charlamos hasta muy tarde, luego todas dormimos muy bien – de hecho, mejor que el hotel en Londres. Despertar sabiendo que estábamos en la capital de la moda de Italia, era perfecto. Todas nos fuimos directamente a una pequeña tienda de café después de haber descargado las maletas (que eran cada vez más grandes y más pesadas). Nos alojamos en un hotel realmente estupendo que tenía una buena relación calidad-precio, es una mansión histórica con bellos arcos: Mgallery cerca del Parco Nord.

Nos sentimos muy afortunadas de estar allí  ¿Por dónde empezar en Milán? Bueno, empezamos con la Gigantesca Armani. Me encantan esas dos palabras … La tienda está en la calle Manzoni y Paul Smith también está allí. ¡Tengo los jeans más sorprendentes de toda mi vida! . Son tan cómodos que los adoro. Clara y Pilar tienen unas gafas de sol. Jorgelina se sentía un poco mal después de su derroche de Louboutin por lo que se contuvo. Pero no por mucho tiempo: nos fuimos al centro comercial más antiguo del mundo – la Galleria Vittorio Emanuele II – que tiene un techo abovedado de cristal increíble y están  todas las tiendas quete puedas imaginar. Prada tiene su tienda allí y Jor iba a comprar una cartera cuando nos enteramos de los outles. Fuimos a un lugar llamado Basemen que vendía las carteras de Prada a mitad de precio. Igualmente,no es para todo el mundo, ya que si se desea tener lo último a la moda, entonces hay que pagar por ello. Es la manera en la que funciona el mundo.

En nuestro último día en Milán, todas decidimos a llevar algo de lo que habíamos comprado en cada ciudad. ¡Y nos sentimos increíbles! Esa noche sí gastamos en una cena de tres platos con vino. Las fotos son geniales, todas nos vemos muy felices. Me encanta cómo la moda puede hacer que te sientas más segura. Ahora mi novio no tiene que preocuparse de ser arrastrado por las tiendas otra vez porque ¡voy a hacer este viaje de nuevo tan pronto como me sea posible!

Verónica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>